ORO Y PLATA INTERNACIONAL S.A.















El oro y la India: una pareja en perfecta
armonía

24/10/17. De todos los metales preciosos, el oro continúa
confirmándose como el más popular entre los inversores.
En muchas ocasiones es visto como un instrumento refugio, al
cual los inversores pueden acudir en épocas de incertidumbre
global o económica. Dicho de una manera más práctica, el oro es
preferido por sus propiedades como instrumento de cobertura al
ser usado por los inversores para diversificar el riesgo de su
portfolio a través de contratos a futuro o derivados.
La complejidad única del metal precioso es la manera en que
combina las propiedades de una divisa y un commodity o bien
básico. En algunas maneras opera más como un activo monetario
a pesar de su valor real y tangible. Sin embargo, a diferencia de
las divisas, un gobierno no puede simplemente “imprimir” más
oro. Esa falta de flexibilidad en el suministro es una de las
razones por las que el oro mantiene su resistencia a pesar de los
choques externos del mercado.

El precio del oro es afectado directamente por la demanda e India
es uno de los mayores contribuyentes a dicha demanda. En otras
palabras, el oro está estrechamente ligado a la cultura india y
juega un papel importante en su tradición.

Las bodas indias son sin duda una de las principales razones de la
gran demanda en el oro. Se estima que en la India se llevan a
cabo unas diez millones de bodas al año. El consumo promedio
de una boda en la India es aproximadamente de siete onzas o 200
gramos. Se calcula que más de la mitad del oro que India
consume está destinado a las bodas. De acuerdo al World Global
Council, la mitad de casi las 900 toneladas de oro que el país
compra es durante la temporada de bodas.

Además, la mitad de la población de la India tiene menos de 25
años, lo cual significa que las bodas se podrían duplicar en los
próximos cinco años. Por lo tanto, se espera que la demanda por
el metal precioso continúe en aumento. Otras tradiciones como
las ofrendas a los dioses también contribuyen a esta demanda.
Cabe mencionar el famoso ejemplo del templo Sree Padmanabha
Swamy en Trivandrum que fue descubierto con veintidós mil
millones de dólares en oro dentro de su bóveda, llegando a ser el
tesoro más grande hallado en el mundo.

También hay otro dato significativo y es que nadie en la India ha
llegado a experimentar un mercado bajista en el oro. A pesar de
que la rupia (divisa india) ha perdido gran parte de su valor en las
últimas décadas, los indios han logrado mantener gran parte de su
poder adquisitivo frente al dólar debido a su constante dedicación
de inversión en el oro. Está claro que el oro está intrínsecamente
ligado a la cultura india, pero el oro también ha jugado un papel
importante en la conservación de su riqueza.

No obstante, el oro está teniendo un efecto negativo en la riqueza
del país debido a que India importa casi todo su oro y eso provoca
un déficit de cuenta corriente poco saludable. A parte de esto, en
lugar de invertir en los fondos ofrecidos por los bancos, los indios
prefieren invertir sus ahorros en el metal precioso.

La política fiscal del gobierno indio favorece los préstamos con
intereses bajos en lugar de las altas tasas que alientan al ahorro,
pero de todas maneras, menos de una tercera parte de la
población india tiene una cuenta de ahorros. Eso no ha detenido
los intentos del gobierno indio de reducir la compra de oro y en
2016 la demanda cayó tanto en la India como en China; estos dos
mercados conforman casi la mitad de la demanda global de oro.

En marzo del 2016, una huelga de joyeros en India redujo su
consumo después de que el gobierno implementara un impuesto
a todas las joyas que fueran producidas y vendidas en India. El
país enfrentó una crisis de efectivo cuando el gobierno invalidó
todos los billetes de alta denominación. Como resultado, las
importaciones de oro en el 2016 bajaron un 39% en comparación
con el 2015 y parecía que los planes gubernamentales de apartar
a la gente de su metal preferido estaban empezando a funcionar.

Sin embargo, la demanda por el oro está empezando a repuntar
en India. Desde los mínimos que alcanzó en el 2016, la demanda
ha subido un 582%, a 120 toneladas, comparado con el mismo
periodo de marzo del año pasado en medio del optimismo por el
festival de Akshaya Tritiya que ha disparado de nuevo la demanda
en el país.

Mientras el 2017 podría ser un año de transición, el apetito por el
oro en la India probablemente se recupere en el 2018 y se podría
llegar a las 800 toneladas anuales el próximo año.

Durante las últimas semanas, el oro cayó por debajo de los 1.300
dólares por onza tras aumentar las expectativas de que
posiblemente Janet Yellen implemente otro aumento de los tipos
de interés en Estados Unidos antes de finalizar 2017. Pero si el
precio logra superar la barrera de los 1.300 dólares, entonces se
podría abrir la puerta a una recuperación más prolongada. En tal
caso, es posible que el próximo objetivo para el oro se ubique en
los 1.350 dólares a finales de este año o inicios del 2018, seguido
por el próximo nivel de resistencia en los 1.375 dólares, el pico
que alcanzó días después de la controvertida votación del Brexit.
Home
Quienes Somos
Preguntas
Frecuentes
Noticias
Asociados
Invierta en
Oro y Plata
Contactenos
Cotizacion Oro
Cotizacion Plata
Cotizacion Dolar
English
Siguenos en
Facebook