Inicio
Preguntas
Frecuentes
Noticias
Invierta en Oro y
Plata
Contactenos
Cotizacion Oro
Cotizacion Plata
Cotizacion Dolar
ORO Y PLATA INTERNACIONAL S.A.
"Ríos de oro" en Perú, la imagen que revela el alcance de
la minería ilegal en el Amazonas


Mirar desde el espacio a nuestro planeta nos ha dado la posibilidad de esclarecer cientos de
fenómenos, sobre todo medioambientales. Gracias a las imágenes que nos proporcionan las
estaciones espaciales se ha podido contemplar cómo los polos han ido derritiéndose con el
paso de los años y ha crecido el nivel del mar. También cómo algunas zonas boscosas han ido
desapareciendo para dar lugar a grandes metrópolis.

Las últimas imágenes captadas por un astronauta de la Estación Espacial Internacional nos
revelan otro fenómeno que había pasado desapercibido: una hilera dorada en el Amazonas.
¿Qué son estos ríos de oro en Perú?. A veces no todo es lo que parece ser. Lo dice el famoso
refrán: no todo lo que reluce es oro, pero esta foto sí nos ayuda a comprender el alcance que
tiene la extracción ilegal de oro en la selva amazónica.

La foto. Fue tomada por un astronauta de la Estación Espacial Internacional (ISS) en diciembre y
desde su publicación se ha vuelto viral en las redes sociales y algunos medios de divulgación
científica. Según explicó la agencia espacial estadounidense, estos "ríos de oro" capturados en
las imágenes muestran los pozos de prospección para la minería ilegal, que aparecen como
cientos de cuencas llenas de agua rodeadas por áreas deforestadas cenagosas. La agencia
explica que las condiciones meteorológicas habían favorecido la captura de estas fotografías,
dado que los pozos, normalmente ocultos a la vista, estaban iluminados por la luz solar en ese
momento, al descubierto para nuestros ojos.

"Cada pozo está rodeado por áreas sin vegetación de suelo fangoso. Estas extensiones
deforestadas siguen el curso de ríos antiguos que depositaron sedimentos, incluido el oro",
señalaba Justin Wilkinson, un especialista en excavaciones de la Universidad Estatal de Texas.

Una industria ilegal. Perú es el sexto productor de oro más grande del mundo y Madre de Dios,
esta zona en concreto, alberga una de las industrias mineras de oro independientes con más
magnitud del planeta, según la NASA.. El área es un foco de biodiversidad y la práctica
extractiva ha causado una extensa deforestación y destrucción de hábitats de gran importancia.
Según un estudio de 2011 de la revista PLOS One, la minería de oro es la principal causa de
deforestación en la región.

Animados por el aumento del precio del oro, los miembros de las comunidades locales han visto
una gran oportunidad para ganarse la vida con la minería. Siguen las rutas de viejos ríos donde
se depositaban sedimentos, incluidos minerales. En 2012, se estimaba que había 30.000 mineros
ilegales trabajando en la exuberante región. En otra parte de Perú, La Pampa, una gran fiebre del
oro que duró cerca de una década tuvo que ser detenida por el gobierno en 2019 cuando
alrededor de 5.000 mineros fueron expulsados.

La fiebre del oro. Un día cualquiera de 2009, el precio del oro superó los 825 euros la onza. Ese
atractivo número provocó vítores en la bolsa de Londres y brindis en los bares de Manhattan,
pero hizo un ruido muy diferente en Madre de Dios, Perú. Esa cifra trajo consigo el sonido de
miles de motosierras, bombas diesel y motos de cross. Creó ciudades en medio de la jungla con
burdeles emergentes y tiroteos ocasionales, donde decenas de miles de hombres de los
rincones más pobres de Perú se atrincheraron para dar lugar a esta fiebre del oro moderna.

Aprender a ser un minero de oro ilegal apenas requiere unas horas y disposición para pasar casi
todo el día trabajando. Se organizan en grupos de tres o cuatro, utilizando un tosco sistema de
bombas y mangueras para convertir las orillas arenosas del río en una riachuelo de color café
con leche. Y es que el oro es un mercado muy complicado de regular. Una represión total
llevaría a decenas de miles de mineros al hambre, mientras que el gobierno peruano, con
problemas de liquidez, lucha por controlar un mercado negro de 2.600 millones de dólares.